Pandillero condenado a 14 años de cárcel por traficar drogas y armas en el oriente del país

Un miembro de estructuras terroristas que se dedicaba al tráfico de drogas y armas, deberá cumplir con una condena de prisión de 14 años, según lo determinó un tribunal de sentencia de la Zona Oriental, luego de ser declarado culpable por los hechos. Fue descubierto en flagrancia cuando en un taxi transportaba los ilícitos.

Así lo dio a conocer la Unidad Fiscal Antinarcotráfico, la cual informó que el Juzgado Primero de Sentencia de San Miguel, desarrolló la vista pública en contra de Delvin Ernesto Espinoza Monjarás, quien también era conocido con la identidad de Jaime Gerardo Ascencio Arrué, miembro activo de la “Mara Salvatrucha”.

La Fiscalía General de la República (FGR), lo procesó por los delitos de Tráfico ilícitos de drogas y Tenencia, portación o conducción de armas de guerra. Los ilícitos cometidos fueron comprobados en juicio, por lo que al final de la misma fue declarado responsable penalmente.

“Con abundantes elementos de prueba, hemos demostrado su participación delictiva y por eso se le han impuesto 10 años por el Trafico de drogas, y le suman cuatro por la Tenencia de las armas”, explicó el fiscal al concluir la vista pública.

Los hechos sucedieron la tarde del 28 de junio de 2015, cuando agentes de la PNC observaron que un taxi de forma sospechosa entró a la zona de Ciudad Pacífica y posteriormente se estacionó frente a una casa de la Residencial Montecarlo. Acto seguido, el imputado en referencia cargó sobre su hombro un saco y lo introdujo al inmueble.

De forma rápida los agentes ingresaron a la vivienda, por lo que los dos sospechosos, incluyendo una menor de edad, al notar la presencia policial trataron de huir, pero fueron retenidos de forma inmediata.

Al registrar el bulto, se les descubrió que tenían 22 porciones medianas de marihuana, cuyo peso fue establecido en 21.3 libras, por un valor económico de $10,996.90, al tiempo que se les encontró un fusil AK-47.

La menor fue privada de libertad y sometida también al correspondiente proceso juvenil por las mismas infracciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *