Esposos condenados por Tráfico ilegal de personas, no solo cumplirán cárcel, también pagarán $15,800

El Tribunal Quinto de Sentencia de San Salvador, declaró culpable a una pareja de esposos por traficar con personas indocumentadas hacia Los Estados Unidos, pero ambos no solo deberán cumplir la condena de cinco años de  prisión que les fue impuesta, si no también responderán civilmente a sus víctimas con el pago de $15,800.

Así lo informó la Unidad Fiscal Especializada de Delitos de Tráfico Ilegal de Personas, la cual identificó a los imputados como José Luis Jacobo y Marlene Adelina Sánchez de Jacobo, quienes enfrentaron la vista pública por ese ilícito.

Con abundantes elementos de prueba, el fiscal asignado al proceso estableció la participación delictiva de ambas personas implicadas en este caso. Toda la prueba expuesta fue admitida por el referido Tribunal, y al final del juicio emitió el fallo mediante el cual los declaró responsables penalmente.

Y es que el fiscal especializado, comprobó que la pareja fue responsable de haber negociado con dos víctimas en agosto de 2014, para llevarlas de forma indocumentada hacia esa nación. A cambio, ambos traficantes de personas, recibieron en pago un vehículo, un bazar ubicado en el Barrio San Jacinto, al sur de la capital, $800.00 en efectivo y firmaron un mutuo con letras de cambio.

Por diferentes circunstancias, el viaje lo emprendieron hasta casi un año después, en el 2015, habiendo vivido diferentes situaciones a lo largo del recorrido en Guatemala y México; y finalmente, las víctimas fueron abandonadas en territorio norteamericano sin llegar hasta el destino negociado. Las autoridades migratorias desarrollaron las respectivas deportaciones y es así como luego de venir al país decidieron interponer las denuncias.

El Tribunal resolvió que deben purgar cinco años de prisión cada uno y en concepto de Responsabilidad Civil, tienen que pagar la cantidad de dinero ya descrita.

El fallo está previsto que se les entregue a las partes procesales el próximo 19 de los corrientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *