Un pandillero con 7 delitos a su cargo se escudaba en un niño para evitar ser capturado, en Izalco

Tras una denuncia ciudadana recibida casi al instante, la noche del jueves pasado, una patrulla de la Fuerza Especializada de Reacción de El Salvador (FES) se desplazó al lugar en el sur del municipio de Izalco, en el occidental departamento de Sonsonate, y rastreó la ruta de escape de los homicidas.

Se reportó que pandilleros habían acribillado a una mujer, luego que esta presenciara el momento en que privaron de libertad a un hombre para posteriormente matarlo, pero los malhechores no querían testigos, por lo que le dieron muerte a la mujer que transitaba el lugar. Llevando consigo al hombre que luego dejaron el libertad tras la persecución policial.

La presión del rastreo como se supo posteriormente obligó a los pandilleros a liberar a un victima privada de libertad, quien al escaparse de manos de los criminales, fue en busca de auxilio hacia la sede policial de Izalco.

Mientras, la patrulla de la FES dio con una vivienda, aparentemente sola, en las cercanías de donde ocurrió el asesinato.

En medio de la oscuridad, la pericia de la unidad detectó el movimiento de una puerta de la casa y al acercarse descubrió que detrás estaba un niño al que un sujeto, completamente tatuado y desarmado, utilizaba como escudo ante lo que creía eventuales disparos de la unidad.

Tras liberar al niño que se sospecha es hijo del pandillero y someter al delincuente, el grupo élite comprobó que se trataba de un individuo que el mes pasado se libró de una persecución policial que el mismo equipo le hiciera tras la comisión de un crimen.

Además, que es el mismo que posee un amplio record delictivo como cabecilla de una clica de la pandilla 18S, investigado, entre otros delitos, por ordenar y participar en el homicidio de un policía ocurrido en Sonsonate el año pasado.

Erick Geovany Barahona Aguilar alias Chele Lágrima, Humilde o Desaparecido, el imputado, registra desde el 2005 a la fecha, al menos, 9 ocasiones en las que fue detenido por 7 delitos, entre estos homicidio y extorsión. Según las pesquisas, su compañera de vida permanece recluida en una cárcel por un caso relacionado con la tenencia y tráfico de droga.

De inmediato, Barahona Aguilar, fue trasladado a la delegación. Mientras era ingresado a la sede policial, un investigador que acababa de tomar una denuncia por privación de libertad de un hombre, reconoció al que llevaban, según la descripción de la víctima, como el autor del crimen denunciado, por lo que al instante, se le sumó al del homicidio, el de la privación de libertad.

En las próximas horas, el peligroso delincuente pasara a manos de un tribunal donde continuará el proceso en su contra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *